Saltar al contenido

Azul, juego de mesa del año en 2018

Nº de jugadores2-4
Tiempo de juego30-45 min
Edad+8
Dificultad2 / 5

Tenemos la suerte de contar con una versión totalmente en español del juego de mesa Azul, del diseñador de juegos alemán Michael Kiesling.

Éste es su juego más conocido y con él ha ganado tres importantes premios que se conceden a los mejores juegos de mesa:

  • El Spiel des Jahres de 2018.
  • El As d’Or de 2018.
  • Premio a Juego del año (JdA) de 2018.
Azul juego de mesa
Azul invita a los artistas del azulejo a embellecer las paredes del palacio real de évora

Entra dentro de la categoría de juegos abstractos y consiste en colocar fichas. Conserva esa sensación táctil encantadora de los juegos de mesa.

Recreación histórica

El juego está ambientado en un momento histórico: el rey de Portugal Manuel I ha decidido visitar la Alhambra y queda maravillado por los azulejos de su interior.

Es entonces cuando intenta replicar esa obra en su Palacio Real ubicado en Évora, Portugal, y llama a los mejores albañiles de su reino para que diseñen hermosos azulejos.

Este será tu papel dentro del juego: diseñar un azulejo.

Gana el juego el jugador que más puntos consiga con su diseño.

Dinámica del juego

De dos a cuatro jugadores tendrán el privilegio de recolectar estas encantadoras fichas que recrearán los azulejos que adornarán el Palacio Real del Rey.

Los jugadores intentarán colocar dichas fichas en su pared.

Por supuesto, esto suena muy simple, pero hay formas y medios de recopilarlas y adjuntarlas a tu pared, lo que supone todo un desafío mental de estrategia.

Cada jugador tendrá su propio tablero para colocar sus fichas y sumar sus propios puntos. Mientras que, en el medio de la mesa, colocaremos unas losetas (son como unos posavasos):

  • Hay que colocar nueve en una partida con cuatro jugadores.
  • Siete en una partida a tres jugadores.
  • Cinco en una partida a dos jugadores.

Cada loseta tiene 4 fichas cogidas aleatoriamente de la bolsa.

Esto es técnicamente el corazón de la diversión o la incomodidad del juego.

Planificar con anticipación y calcular lo que los otros jugadores tomarán o descartarán, ocupará una gran parte de tu experiencia de juego.

Cuando llegue tu turno, puedes seleccionar una de esas losetas y quitarle las fichas que tenga encima. Puedes quitarlas todas o quedarte con las que más te convengan.

Hay 5 patrones (o colores) diferentes en el juego.

Es muy probable que quieras coger solo una o dos de las cuatro fichas que se colocan en la loseta que hayas elegido. Todas las fichas restantes que no hayas cogido de esa loseta se eliminarán al centro de la mesa.

A medida que avanza el juego, se agregarán más y más fichas al espacio central.

En algún momento del juego, un jugador puede decidir recoger todas las fichas de un patrón de este espacio central.

Volvamos a las fichas que has decidido conservar. Éstas irán a tu tablero de jugador individual, donde tienes una pared cuadriculada de 5 por 5 y tienes que intentar decorarla.

Sin embargo, antes de que puedas agregar estos mosaicos a tu pared, deberás colocarlos al lado de una fila a la que desearás agregarlos más adelante.

Tan pronto como se hayan recogido todas las fichas de los azulejos y del centro de la mesa, es cuando podrás aplicar a tu pared las fichas que tienes en tu tablero.

Sin embargo, hay que cumplir una serie de sencillas normas para aplicarlas a tu pared.

Cada fila requiere un número diferente de fichas del mismo color antes de que se puedan agregar a tu pared.

Una fila requiere una ficha, la siguiente, dos fichas, tres fichas, cuatro y, luego, cinco.

Sólo puedes agregar fichas a tu pared cuando tengas completa una fila, y obtendrás puntos por cada vez que lo hagas.

Una vez más, existen restricciones para hacer que el juego sea considerado como una experiencia desafiante.

Se suman puntos por cada ficha que coloques y por cada patrón que formes en tu pared.

Piensa en un sudoku. No sólo estás tratando de colocar los mosaicos correctos en el respectivo color de tu pared, sino que también puedes hacer patrones.

Si no cumples el requisito previo para mover una ficha a tu pared, las fichas quedarán ahí hasta que tengas la cantidad requerida.

Los jugadores observadores pueden echar un vistazo a tu tablero y jugar a su ventaja.

Puntuación

Pasando a la puntuación, hay varias formas de obtener puntos en este juego.

Todas estas formas son relativamente simples, pero la estrategia se basa en cómo y qué espacios en tu pared rellenas.

Colocar una ficha en tu pared te dará un punto.

Agregar un patrón te dará una cantidad de puntos dependiendo del número de fichas adyacentes, ya sea horizontal o verticalmente.

Como puedes notar, colocar una ficha en tu pared en el momento correcto puede proporcionarte una gran puntuación.

Ésta es la estrategia que separa a los grandes jugadores.

Se basa todo en qué fichas salen de la bolsa y se colocan en los azulejos, qué fichas dejan los otros jugadores para que tomes y en qué filas colocas estas fichas.

Para ganar muchas veces en este juego, deberás ser clarividente o simplemente consciente de la estrategia de puntuación.

Azul juego de mesa
Azul invita a los artistas del azulejo a embellecer las paredes del palacio real de évora

También hay que tener en cuenta dos cosas que no te he dicho sobre la puntuación:

  • Hay una posibilidad adicional de obtener puntos extra al final del juego.

    Dos puntos extras por cada fila horizontal que hayamos completado en nuestra pared y otros dos puntos extra por cada fila vertical que hayamos completado también en nuestra pared.

    También 10 puntos extra si hemos logrado colocar todas las fichas o azulejos del mismo color en nuestra pared.
  • Puedes perder puntos tomando el patrón o el número incorrecto de fichas.

Sin embargo, la parte desgarradora del juego consiste en perder puntos de ronda en ronda.

Como es evidente gana el jugador que más puntos consiga en una partida.

En caso de empate a puntos, gana el jugador que más filas horizontales haya puesto, aunque este juego admite la existencia de varios ganadores en caso de empate también en cuanto a puntos y filas horizontales.

¿Cómo ocurre esto? Volviendo al principio, cuando recoges fichas de un azulejo o del centro de la mesa, las agregas a unas filas que hay al lado de tu pared.

Todas estas filas de la izquierda deben estar completadas por fichas del mismo color.

Si tienes más fichas de las que necesitas, no se pueden agregar a otra fila. Tendrías que dejarlas en una fila con puntos negativos. Cada casilla de esta fila se vuelve un poco más negativa.

En la parte inferior de tu tablero es donde se encuentran los cuadros de puntos negativos.

Agregarás estas fichas no utilizadas a este lugar, de izquierda a derecha.

Las partidas nunca tienden a durar mucho tiempo (entre 30 y 40 minutos). Normalmente suele llegar a su fin después de cinco rondas del juego.

El juego finaliza cuando un jugador tiene cinco fichas en una línea horizontal.

Este es un juego familiar perfecto porque tiene unas reglas relativamente simples de seguir.

Las tablas son gruesas y resistentes. Las fichas son gloriosamente lisas. El saco donde se guardan las fichas es encantador.

Existe una variación del juego. Simplemente dando la vuelta al tablero de cada jugador, te encontrarás con una pared en la que debes decidir dónde colocar una ficha en particular. Es la parte B del tablero.

Todos los jugadores tienen que jugar por la misma parte del tablero. O todos por el lado A, o todos por el lado B.

Se jugaría igual salvo que a la hora de colocar un mosaico en nuestra pared podemos ponerlo donde queramos, pero con la salvedad de que en las líneas verticales no pueden repetir colores.

Conclusiones

El juego está lleno de maravillosos componentes táctiles, tiene un conjunto de reglas simple y un tiempo de juego rápido, lo que le convierte en un buen juego familiar.

Sinceramente, me encanta el juego de mesa Azul. Es un juego que en cuanto acabas una partida ya estás deseando jugar otra.

Desde que lo tenemos hemos echado un montón de partidas. Creo que los premios que se llevó en 2018 están totalmente merecidos.

Está recomendado para niños a partir de 8 años, lo que le convierte en un juego muy familiar como ya hemos dicho anteriormente.

Es un juego muy táctico porque siempre tienes que estar con un ojo en las losetas del espacio central para calcular qué azulejos te quieres llevar, cuáles son los que podrás poner en tu pared y cuáles son los que probablemente se lleven el resto de jugadores.

Es un juego en el que te tienes que arriesgar cuantos más jugadores haya.

Un juego que también está en alemán y en francés. Es una suerte para nosotros, los amantes de los juegos de mesa, que hayan decidido sacar esta versión en español.

El reglamento de esta versión viene, por supuesto, en castellano, así que no tendrás ningún problema para entender toda la dinámica del juego y todas las variantes que se puedan dar.

En cualquier caso, no tiene ninguna dificultad.

Espero que disfrutes de Azul juego de mesa tanto como nosotros lo hemos hecho.

Azul juego de mesa
51 Opiniones
Azul juego de mesa
  • Azul invita a los artistas del azulejo a embellecer las paredes del palacio real de évora
  • Cuando manuel i el afortunado, rey de portugal, visitó el palacio de la alhambra, quedó cautivado por la imponente belleza de la decoración
  • Formada por losetas de cerámica de procedencia árabe a las que llamaban “azulejos”
  • ¡elige con cuidado tu estrategia para convertirte en el artista preferido del rey!
  • Producto en castellano

Azul se encuentra merecidamente en nuestro top de los mejores juegos de mesa.

Etiquetas abstractos, Asmodee, colocación de losetas, Michael Kiesling

Deja un comentario

Anterior

Código Secreto, juego de espías

Arkham Horror LCG, el juego de cartas para caer en la locura

Siguiente